¿Qué es Dainzú?

Dainzú es un sitio arqueológico de la cultura zapoteca, localizado en el brazo oriental de los Valles Centrales de Oaxaca, a 19 kilómetros al sur-este de la ciudad de Oaxaca de Juárez, capital del estado mexicano de Oaxaca. Se trata de una antigua ciudad contemporánea de Monte Albán cuyo florecimiento fue anterior a la fundación de la metrópoli de Los Valles. Fue fundada alrededor del siglo VII a. C. y continuó habitada hasta el final del Período Preclásico mesoamericano (s. III d. C.). Las primeras excavaciones arqueológicas formales fueron realizadas por Ignacio Bernal.1

Toponimia

Se desconoce cuál es el nombre original de este asentamiento humano. La zona arqueológica tomó su nombre del vocablo con el que los habitantes zapotecos del pueblo al que pertenece la zona arqueológica del Valle de Tlacolula, llamaban en los tiempos en que Bernal realizó sus investigaciones, al sitio donde está situada la zona arqueológica.
Este vocablo era Dannizhú, que se puede traducir como Cerro de los órganos.1
Otro nombre con el que se conoció a la zona arqueológica es Quiebelagayo que en idioma zapoteco quiere decir Cinco Flor. Este es el mismo significado del topónimo nahua Macuilxóchitl que da nombre a la localidad más cercana a la zona arqueológica, llamada hoy Macuilxóchitl de Artigas Carranza.3

Historia

El momento de la fundación de Dainzú es incierto. Sin embargo, parece posible que haya sido ocupada algunos siglos antes de la fundación de Monte Albán, como demuestra la cerámica correspondiente a la fase Rosario de los Valles Centrales de Oaxaca (ss. VII-V a. C.). Por aquella época, Dainzú era una de las principales aldeas del valle de Tlacolula. Fue contemporánea de otros centros de población importantes, como San José Mogote en el valle de Etla. Como el resto de las aldeas de Los Valles, también Dainzú debió aportar en la fundación de la metrópoli de Monte Albán, a la que quedó sujeta algunos siglos más tarde. La construcción de Monte Albán fue un hito que contribuyó a la disminución de la población en las localidades ubicadas en Los Valles, por lo que Dainzú disminuyó sus dimensiones alrededor del siglo II a. C. A pesar del importante florecimiento de Monte
Albán, Dainzú pudo conservar una dinámica propia que le permitió posicionarse como una de las más importantes ciudades durante el Período Clásico. Finalmente el ocaso de Monte Albán ocasionó un reacomodo de las relaciones entre los poblados de Los Valles que también afectó a Dainzú y ocasionó su decadencia.

Existen numerosos sitios arqueológicos al lado del río Salado, incluyendo la aldea temprana de Abasolo. Enfrente, sobre el lado poniente de Dainzú esta una extensión de aluvión cultivable; en estas áreas se han localizado tiestos de la fase Rosario Temprano que atestigua una ocupación aldeana en Dainzú desde el 750 antes de Cristo.

La zona arqueológica


El estilo arquitectónico de este sitio es importante porque presenta estructuras de características únicas que lo distinguen de las demás del valle de Oaxaca; estas reflejan una gran calidad artística como en la plataforma inferior del Edificio A, en el que fueron plasmadas una galería de bajorrelieves que representan a jugadores de pelota.

Durante su etapa urbana Dainzú funcionó como una comunidad de segundo rango en términos económicos, políticos y religiosos. La ocupación principal corresponde a la época de transición llamada II-IIIa, de aproximadamente 250 a 350 después de Cristo.

Dainzú se construyó recargada en el cerro, aparentemente por razones estéticas su entrada original estaba del lado del río al extremo oeste. Tuvo una larga secuencia ocupaciones desde el año 600 a. C. hasta 1200 d. C., aunque existe la posibilidad según muestra los materiales arqueológicos de que el área haya sido ocupada antes que Monte Albán, el esplendor de Dainzú, se dio entre el año 600 a. C. a 200 d. C. de acuerdo con los datos de las exploraciones.



El yacimiento arqueológico de dainzú se encuentra localizado en las inmediaciones de un afluente del río Salado, en el valle de Tlacolula, aunque existen algunas terrazas y petroglifos trazados en las rocas de un cerro cercano. Dainzú posee una galería de bajorelieves con representaciones de personajes que recuerdan a los Danzantes de la plaza central de Monte Albán y de otros sitios preclásicos de Los Valles. Cuarenta y siete de estos bajorrelieves representan jugadores de pelota empleando atavíos protectores para su juego, como yelmos, rodilleras, guantes; algunos de ellos portan pequeñas esferas en sus manos. Una cancha de juego de pelota se encuentra en las inmediaciones del centro de la zona arqueológica, dicha construcción está orientada sobre un eje este-oeste. Otros motivos se encuentran esculpidos en la roca viva de los cerros cercanos.

SUBSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN MENSUAL

¿Quieres estar informado de nuestras nuevas promociones y eventos? Suscríbete a nuestro boletín electrónico mensual. Es rápido y sencillo. y serás uno de los primeros en enterarte de nuestras promociones mensuales.